Publicidad

Biden evita afectar el flujo de petróleo ruso

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, evitó atacar a su homólogo ruso, Vladimir Putin, en el territorio energético, luego de que el precio del crudo Brent superó la marca de 105 dólares por barril por primera vez desde 2014.

Rusia lanzó una invasión total de Ucrania por tierra, aire y mar, el mayor ataque de un Estado contra otro en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El crudo Brent y el WTI subieron durante la jornada de ayer hasta alcanzar sus mayores niveles desde agosto y julio de 2014, respectivamente.

Rusia es el tercer mayor productor de petróleo y el segundo mayor exportador de crudo del mundo.

“Dados los bajos inventarios y la disminución de la capacidad disponible, el mercado petrolero no puede permitirse grandes interrupciones en el suministro”, dijo Giovanni Staunovo, analista de UBS .

Rusia también es el mayor proveedor de gas natural de Europa, proporcionando alrededor del 35 por ciento de su suministro. “El problema no es sólo el riesgo geopolítico, sino la mayor tensión de la oferta”, dijo el economista de OCBC, Howie Lee. “El suministro de petróleo ruso desaparecerá de la noche a la mañana si se enfrenta a sanciones (…) y la OPEP no puede producir lo suficientemente rápido para cubrir este enorme agujero”.

Ante ello, la incertidumbre hizo que los precios se movieran rápidamente.

Sin embargo, el costo del crudo disminuyó hacia el cierre de la sesión del jueves por debajo de los 100 dólares, esto tras darse a conocer sanciones de Estados Unidos a Rusia menos drásticas de las que esperaba el mercado. El presidente Joe Biden decidió no expulsara Rusia del sistema de pagos internacionales Swift, debido a que esto tendría consecuencias económicas negativas para el resto de Europa, como el impedimento de comprar energéticos como el gas.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico Financiero de Banco Base, apuntó que la adopción de sanciones menos agresivas limitó la aversión al riesgo, sin embargo, no descartó penas adicionales que podrían ocasionar nuevos episodios de temor en los mercados.

En México y Estados Unidos, el precio de las gasolinas y el diésel se ha mantenido sin mayor variación.

Para Alejandro Montufar, CEO de PetroIntelligence, los precios internacionales de los energéticos se van a mantener ya que ni a Estados Unidos ni a Europa les conviene imponer mayores sanciones a Rusia que eleven los costos.

Para el gas, dijo, el riesgo está en que Rusia corte el suministro a Europa, ya que son los meses de mayor compra del energético según estipulan los contratos y Estados Unidos tendría que solventar las ventas de este insumo.

Esta situación golpearía a México con incrementos en lo que pagan los ciudadanos por los energéticos.

“Acerca de los efectos económicos que puede generar, que de hecho ya está produciéndose, estamos nosotros desde hace algún tiempo preparados para que, si nos aumenta mucho el precio del gas, la importación, podamos echar a andar todas las plantas de generación de energía eléctrica que no requieren gas para evitar el aumento en los costos de la energía eléctrica”, dijo por la mañana el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. “Ya tenemos ese plan para actuar, por ejemplo, en producir más energía eléctrica con agua, vamos a echar a andar a toda su capacidad las hidroeléctricas y otras medidas que estamos ya tomando, estamos preparados para eso con el propósito que no haya apagones, que no falte la luz y que no aumente el precio”.

El mandatario mexicano dijo que en el caso de las gasolinas, hay un subsidio.

“De modo que, aunque aumente el precio de la gasolina de importación o que aumente el precio del petróleo crudo, que esto no se traslade a los consumidores, que mantengamos el precio de las gasolinas como está acordado, que no aumente el precio por encima de la inflación”.

En la primera quincena de febrero, el gas LP y la gasolina regular tuvieron una mayor incidencia en la inflación, la cual se ubicó en 7.22 por ciento a tasa anual, su mayor nivel en lo que va del año.

Para Ramses Pech, analista del sector, los efectos del conflicto en los precios de los energéticos y su impacto en la inflación se podrán ver en los próximos días y tendrán una incidencia inmediata.

Todo dependerá, dijo, de las acciones que tome Rusia en las siguientes horas.

Pero los energéticos no son el único producto amenazado por una posible guerra en esa región del mundo. La producción mundial de semiconductores, vehículos y medicinas, entre otros, está amenazada por el conflicto entre Rusia y Ucrania, advirtió la International Chamber of Commerce (ICC). Basta apuntar que Rusia concentra poco más de 45 por ciento de la producción global de paladio, un elemento que se utiliza para los chips, joyería y relojería, entre otros.

Publicidad

También podría gustarte