Publicidad

¿Cómo afrontar la cuesta de enero?


En la mayor parte del mundo “la cuesta de enero” es un término que se usa para referirse a
un periodo de tiempo que arranca precisamente con el año, en enero, en el que se resienten los
gastos realizados durante las fiestas de fin de año, y se caracteriza por el hecho de que se
experimenta toda una serie de incrementos en los precios de productos, sobre todo los básicos. Esto
reduce drásticamente la capacidad de compra de las familias, convirtiéndose en una preocupación.
De acuerdo con Miguel Ángel Díaz Carreño, doctor en Ciencias con Especialidad en
Economía, la duración de la llamada cuesta de enero cada año es muy incierta. Por ejemplo, en
2021 y 2022, cuando se experimentó una inflación atípica, la cuesta de enero prácticamente duró
todo el año, aunado a que, a veces los aumentos de precios se mantienen, con lo que el daño a la
economía de las familias “es permanente”.
Si bien las familias con menores ingresos sufren un mayor impacto ante la cuesta de enero,
advirtió que en realidad afecta a toda la población. “A ciertas familias les afecta más, a algunas
menos, pero creo que ninguno nos salvamos, ni siquiera quienes tienen un nivel de vida alto. Pero
el problema grave es para las personas que ganan el salario mínimo, en esos casos, sí es una
situación extrema”, detalló Díaz Carreño.
En este contexto, el sitio de internet jw.org, a través de diversos artículos, ofrece consejos
prácticos que pueden ayudar a las familias a hacer frente a estas y otras problemáticas. Uno de ellos
es el artículo titulado “Cómo vivir con menos”, que contiene los siguientes consejos básicos:
“Adáptese y sea positivo”. En Filipenses 4:12 la Biblia afirma: “He aprendido el secreto
[…] de tener mucho y de no tener nada”. Cuando una persona o una familia ve disminuidos sus
ingresos o su poder adquisitivo, es fundamental aprender a adaptarse a su nueva situación
económica. “Acepte cuanto antes su nueva realidad y empiece a hacer cambios. Así, usted y su
familia podrán hacer frente a estas nuevas circunstancias”.
Otra medida práctica es “Conversar del asunto en familia”. Un proverbio bíblico dice:
“Cuando no hay comunicación, los planes fracasan, pero con muchos consejeros se consiguen
buenos resultados”. Hablar de la situación con la familia “ayudará a entender lo que está pasando
y apoyar los cambios que decidan hacer. Si toda la familia se esfuerza por ahorrar y no gastar de
más, el dinero les rendirá más”.
Denise Chambers dice en su libro Budgeting (2012, Emereo Publishing) sobre la
elaboración de un presupuesto: “Todos los miembros de la familia deben participar en su
planificación para que se sientan comprometidos”.
La Biblia contiene el siguiente consejo: “…que se aseguren de qué cosas son las más
importantes…” (Filipenses 1:10). Muchas familias han seguido este consejo y comparan su lista
de ingresos con la de gastos, y determinar los ajustes que puede hacer para no gastar más de lo que
ganan.
“Estas sugerencias están de acuerdo con lo que aconsejan algunos expertos en finanzas
personales, y a muchos les sorprende que la Biblia, un libro tan antiguo, puede ser una fuente de
ideas prácticas para este asunto”, declaró al respecto Josué Zañudo, portavoz de los testigos de
Jehová.
Y añadió: “Los consejos de la Biblia trascienden la barrera del tiempo y son aplicables a
situaciones muy diversas como, por ejemplo, al ámbito económico. Nos consta que estos sencillos
consejos han ayudado a muchas familias de nuestro país a sobrellevar los efectos de la crisis
económica actual”.
Explicó que los testigos de Jehová realizan una obra de divulgación de artículos sobre esta
y otras temáticas a través de su sitio jw.org Estos pueden leerse en línea y descargarse
gratuitamente, además de que no hace falta registrarse ni brindar datos personales para ello.

Publicidad

También podría gustarte