Día Internacional de la Erradicación de la Fístula Obstétrica

Cualquier mujer puede sufrir la obstrucción de un parto, incluso mujeres de mayor edad que ya hayan tenido hijos.

La fístula obstétrica es considerada como una de las lesiones más graves y trágicas que pueden ocurrir durante el parto. Se trata de un orificio entre el canal del parto y la vejiga o el recto causado por la prolongación u obstrucción de un parto, por no recibir tratamiento médico oportuno de alta calidad.

Este padecimiento ocurre principalmente en mujeres y niñas que viven en zonas marginadas en donde no tienen acceso a la educación y a los servicios sanitarios.

Esta lesión se produce con frecuencia entre las adolescentes que se embarazan, ya que su pelvis aún no se desarrolla plenamente. También en embarazos gemelares, mala posición del bebé, cuadros de desnutrición, baja estatura y salud general deficiente, entre otros factores fisiológicos.

Cualquier mujer puede sufrir la obstrucción de un parto, incluso mujeres de mayor edad que ya hayan tenido hijos.

Este problema es prevenible con el correcto asesoramiento y atención médica. Cuando ocurre un caso de fístula obstétrica es considerado una violación de los derechos humanos y un recordatorio de la desigualdad existente en el mundo.

De acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), se estima que medio millón de mujeres y niñas en África Subsahariana, Asia, la región de los Estados árabes, América Latina y el Caribe viven con esta lesión y cada año se producen nuevos casos.

Con el fin de prevenir este padecimiento en las mujeres y adolescentes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Fístula Obstétrica con el objetivo de aumentar la conciencia en torno a este problema y movilizar apoyos por todo el planeta. Este día fue establecido el 23 de mayo de 2013 y desde eso es celebrado anualmente en todo el mundo.

En diciembre de 2018 y en 2020, los Estados Miembros de la ONU adoptaron una resolución de las Naciones Unidas para erradicar la fístula en el plazo de una década, en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU.

Causas

La fístula obstétrica se genera cuando no existe un correcto flujo sanguíneo a los tejidos en la pelvis de la mujer, desprendiendo el tejido muerto, lo que ocasiona que a la mujer le quede un orificio (fístula) en el canal del parto.

Consecuencias

Las fístulas obstétricas están asociadas a una elevada morbilidad de por vida y a graves consecuencias médicas, sociales, psicológicas y económicas.

Si esta lesión no se trata, produce incontinencia crónica y puede desencadenar una serie de trastornos físicos, entre ellos, infecciones frecuentes, nefropatías, llagas dolorosas e infertilidad.

Las lesiones físicas junto con las ideas erróneas sobre la causa de las fístulas pueden provocar estigma y discriminación y desembocar en aislamiento social, daño psicológico y enfermedades mentales.

Tratamiento

Normalmente, la fístula puede tratarse mediante una cirugía reconstructiva. Sin embargo, es frecuente que las mujeres y niñas que sufren esta lesión no sepan que existe tratamiento o no tengan acceso a centros en los que se ofrezca.

A esto se suma la escasez de cirujanos altamente capacitados y especializados que traten este padecimiento.

Cada vez se registran más casos de fístula obstétrica en el mundo y , al ritmo que avanza el problema al día de hoy, muchas mujeres y niñas que viven con fístula morirán antes de que se les brinde tratamiento.

También podría gustarte