Publicidad

En México, precio de partos en hospitales, con la mayor alza de precio en 18 años

El parto es una de las causas más frecuente de ingreso al hospital y hoy que se conmemora el Día Internacional de la Mujer conviene tomar conciencia sobre la facultad de llevar en su seno una criatura por nueve meses para que nazca un nuevo ser, cuyo proceso puede ser largo y doloroso, pero también costoso.

Los servicios médicos privados que se cobran en la hospitalización por parto no han sido ajenos a la inflación, pues su precio promedio se incrementó 6.6% durante la primera mitad de febrero pasado.

nullLa última vez que estos servicios subieron tanto de precio fue hace más de 18 años, concretamente desde la segunda quincena de enero de 2005, cuando se encarecieron 6.8%, de acuerdo con la información más reciente del Inegi.nullEstos servicios comprenden el parto normal o vía cesárea, así como el cunero donde le dan biberón con fórmula al bebé y el precio de la habitación.En particular, los partos hospitalarios se encarecieron 3.9% en la Ciudad de México; 7.7% en Guadalajara; y 14% en Monterrey, según la institución que encabeza Graciela Márquez.Cuánto cuesta un parto en México?La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco)estima que los partos naturales cuestan de nueve mil 660 a 28 mil 999 pesos, mientras una cesárea va de 11 mil 990 a 43 mil 999 pesos.También se debe tomar en cuenta que una cita de revisión con el ginecólogo requiere gastar entre 700 y dos mil pesos, las cuales serán más frecuentes en las últimas semanas de embarazo.Además se deben sumar los montos de estudios como biometría hemática, cuyo precio ronda los dos mil pesos; la química sanguínea, por cerca de 900 pesos; los ultrasonidos obstétricos, que cuestan hasta 600 pesos.En tanto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) calcula que se necesita un colchón de unos 260 mil pesos para solventar los nueve meses de gestación y los nueve primeros de vida del bebé.El banco BBVA prevé que el gasto de las familias que tienen un niño de hasta tres años se incrementa 10% frente a las que no han tenido un bebé.Normalmente, el mayor desembolso se registra en alimentación, moda y calzado, seguido de educación y mobiliario. Eso sí, el peso del transporte, el ocio y los restaurantes y hoteles disminuye sensiblemente con la llegada de un pequeño al hogar.

Publicidad

También podría gustarte