Publicidad

Fortalecer, rescatar y mantener la identidad cultural es tarea de los tres niveles de gobierno y de la sociedad

• María de Lourdes de la Cruz Olivares, hablante de la lengua náhuatl, hizo uso de la tribuna

• Pidió la participación en la vida pública, utilizando su idioma, así como educación, justicia, trabajo y salud

María de Lourdes de la Cruz Olivares, hablante de la lengua náhuatl, señaló que enaltecer, fortalecer, rescatar y mantener viva la identidad cultural de nuestro pueblo es tarea de todos: de los tres niveles de gobierno y de la sociedad en general.

Al participar desde la tribuna de la Cámara de Diputados, como parte de las acciones para preservar e impulsar el desarrollo y uso de las lenguas indígenas nacionales, agregó que el reconocimiento de la identidad, las tradiciones y la tierra ha sido una lucha de las culturas indígenas durante mucho tiempo. Hablar de cultura, es hablar de una lengua indígena, dijo.

“Los hablantes de una lengua, durante años, hemos sufrido de discriminación y racismo. Queremos que se nos permita la participación en la vida pública utilizando nuestro idioma, la educación en lengua materna, la libertad de expresión, permitir el uso de nuestra lengua en los sistemas de justicia, en los medios de comunicación, en el ámbito laboral y en los programas de salud”, subrayó.

Expuso que es tiempo de reavivar el sentir y el actuar “siendo más seguros, conservando nuestro origen, ya que, si bien, los indígenas constituimos una parte relativamente pequeña de la población mundial, también representamos la mayor diversidad cultural y lingüística del planeta”.

De la Cruz Olivares añadió que preservar las lenguas indígenas supone preservar la herencia común de la humanidad. La lengua náhuatl es originaria, es auténtica, es orgullosamente mexicana; se encuentra enraizada en varios estados del país, es grandiosa e incomparable, nos da identidad a los mexicanos.

“Es, además, insustituible e irremplazable, es elegante y musical. Merece nuestro aprecio y respeto para dignificarla siempre. No olvidemos nuestro conocimiento, no olvidemos nuestra lengua materna”, abundó.

Relató que la huasteca es rica en su gastronomía, en sus tradiciones, en su vestimenta y en su lengua. Cada región posee algo único que la caracteriza como pueblo. “¿Qué nos corresponde hacer a cada uno de nosotros? ¡Portar el origen! No avergonzarnos de lo que tenemos, ya que ello nos identifica y nos hace ser únicos en el mundo”, afirmó.

Consideró fundamental enseñar a sus hijos sus tradiciones y costumbres; es importante despertar en los niños el conocimiento de la cultura para que la vivan, la sientan, la conserven y la enriquezcan, haciéndolos partícipes en el aprendizaje de sus orígenes y sus raíces.

Como mujer de la huasteca hidalguense, destacó, “me siento muy orgullosa de mis raíces; creo que los acuerdos internacionales, nacionales, estatales y municipales pueden lograr un eco en el día a día, impulsando proyectos culturales como la música tradicional, la gastronomía, las danzas indígenas o autóctonas, las fiestas tradicionales y las artesanías, para que sean de fácil acceso para nuestros pueblos indígenas”.

La originaria del pueblo del Aguacate, Huautla, en el estado de Hidalgo, técnico-docente en educación, maestra y representante de la banda tradicional autóctona, llamó a vivir a través de la cultura, “si en nosotros está la riqueza, hay que compartirla; no dejemos de ser, no dejemos de hablar, no dejemos de existir”.

–ooOoo–

Publicidad

También podría gustarte