Publicidad

¡Hay más! Hallan cráneo en sitio de vestigios arqueológicos de Veracruz

Piezas halladas tienen entre 1200 a 1500 años de antiguedad, señala el INAH

Veracruz, Ver.- Continúa el hallazgo de más vestigios arqueológicos en el fraccionamiento Lomas de Río Medio 4, al norte de la ciudad de Veracruz. En esta ocasión se trató de un cráneo, varios dientes y un fémur, mismos que fueron localizados por los residentes Fernando Morales y su tío Florentino Vela Morales, quienes los entregaron a personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Los huesos fueron localizados en el mismo punto que el resto de vestigios históricos encontrados el 18 de abril.
Fernando decidió realizar el resguardo de un cráneo y dos huesos más que vio en el sitio mientras caminaba, ya que en ese momento se percató que varias personas escarbaban en el lugar y se llevaban consigo diversas piezas arqueológicas que se encontraban enterradas.

Fue hasta la noche del miércoles (4 de mayo), cuando trabajadores del INAH, se presentaron en el fraccionamiento, localizado al norte de la ciudad de Veracruz.

Lo hicieron acompañados de elementos de seguridad, pues a través de las redes sociales y medios de comunicación los residentes de Lomas 4 reportaron los constantes saqueos de piezas.

“Es una zona muy extensa pero el INAH no actúa, ya se le entregaron las piezas y es para que tuviera más convicción porque sí hay algo ahí pero no sé lo que ellos piensan. El primer día fue el 15 de abril y el 21 o 22 fue cuando se habló con el INAH. Quedaron en resguardar pero no se vio interés, la gente ha estado saqueando”, acusa.

Especialistas del INAH, que acudieron al domicilio de Fernando para resguardar la osamenta que encontró, validaron que se trata de restos de un entierro prehispánico, que por sus características tendría entre mil 200 y mil 500 años de antigüedad.

Pertenecen a la civilización denominada como Cultura del Centro de Veracruz, contemporánea de los mayas y antecesora de los pueblos totonacos.

Dicha cultura no tenía concepto de cementerio y acostumbraba a enterrar a sus familiares fallecidos dentro de sus viviendas, como una costumbre que les permitía rendirles tributo y convivir con ellos.
La empresa constructora que realizaba la extracción de tierra ofreció las facilidades para suspender sus obras, en tanto se realiza la exploración y estudio del terreno, para realizar el rescate arqueológico.

Publicidad

También podría gustarte