Publicidad

Menos personas quieren trabajar en el campo; se pierde la tradición del café

Ariadna García | Diario de Xalapa

Actualmente es cada vez más difícil encontrar a personas que quieran trabajar en el campo porque el cultivo de café es más una cuestión de tradición, afirmó Penélope Zavala de la Finca Fátima, ubicada en la carretera Vieja a Coatepec.

Explicó que quien es cortador, se dedica a la producción y al cuidado del campo, lo hace, muchas veces, porque su abuelo o su papá lo hacía.

¿Por qué se pierde el interés de trabajar en el campo?

“Ahorita tenemos el problema de que ya no quieren trabajar en campo, comprensible; sin embargo, se está perdiendo esta tradición y cada vez es más difícil encontrar recolectores y es un punto difícil que nosotros no queremos que se acabe, pero entendemos la modernidad y las exigencias de hoy en día”.

Lo anterior, dijo, pese a que han buscado pagarles a los recolectores lo justo y de acuerdo al trabajo que realizan para lograr el café de calidad que ofrecen.

“Lo más importante es pagarles a los recolectores de acuerdo al empeño, al cariño y al trabajo que le ponen en que el café sea de calidad, que en lugar de seleccionar cualquier cereza sea la mejor cereza y sepan que se les va a recompensar dándoles un pago justo y cuidando que tengan buenas condiciones de trabajo y los precios nos ayudan a poder distribuir mejor las ganancias a través de todas las personas que son partícipes de la cadena de valor”.

Y es que dijo que estar en el “ojo internacional” te da unos parámetros que no se pueden bajar en cuestión de calidad en los procesos y trazabilidad.

Finca Fátima

“Producimos distintas variedades principalmente típica, marsellesa, geisha, y justo ahora estamos ofreciendo el café típica que es la primera en llegar a México, precisamente cultivada en Coatepec, nuestra finca tiene casi 100 años de producción”.

Señaló que esas plantas los ha llevado a ganar dos años Taza de Excelencia siendo reconocidos como uno de los mejores cafés de México y el mundo.

Penélope Zavala señala que le han apostado a los tours del café para grandes grupos de estudiantes, maestros o turistas aprovechando la producción.

“Nosotros exportamos a todo el mundo, principalmente el mercado asiático es que el que más está comprando café mexicano o latinoamericano, nos hemos ido a distintas partes del mundo, a Estados Unidos a Europa, sí exportamos cantidades grandes y también vendemos para cafeterías de especialidad”.

Publicidad

También podría gustarte