Publicidad

Mercedes Gómez Benet, relatos que forjan la esencia creativa

JUAN CARLOS TALAVERA 

Cuando la arpista y dramaturga Mercedes Gómez Benet empezó a trabajar en la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM), los ensayos se realizaban en el Cine Morelos de aquella entidad, así que no le sorprendió que, en una ocasión, mientras ensayaban El pájaro de fuego, de Igor Stravinsky, un ratón apareciera y se detuviera al pie del chelista principal, quien no logró ahuyentarlo, pese a los aspavientos.

Años después, y a sugerencia del escritor Francisco Hinojosa, la arpista convirtió aquella anécdota en un cuento que publicó en un libro, y después lo convertiría en el montaje Odonir y los ratones en concierto, con música sinfónica en vivo, teatro de sombras, narradores y títeres, que llevará al Lunario del Auditorio Nacional con funciones los domingos 16, 23 y 30 de junio.

“Recuerdo que cuando entré a un taller de creación literaria con Francisco Hinojosa le conté aquel relato, porque me parecía insólito, y él me dijo que lo convirtiera en cuento, es decir, que le metiera ficción”, comenta en entrevista.

Fue así como ideó la historia de Odonir —a la manera de Pedro y el Lobo, de Prokofiev—, un contrabajista bajito de estatura a quien el maestro Jabaliovski molesta y humilla en cada ensayo, hasta que un grupo de ratones, que tiene su propia orquesta, decide ayudar al músico y darle una lección al director.

La música, que fue encargada al joven compositor Kevin Martin, contiene un tema individual para cada personaje e incluye una alusión a la obra de Stravinski.

“Es interesante que la música tiene algunos elementos del lenguaje de Stravinski y un poco de Claude Debussy para acercar los niños, con el oído, a la música escrita del siglo XX pues, aunque estamos en el XXI, son dos compositores que marcaron cambios en cuanto a la armonía y la manera de escribir música”, dice Gómez Benet, quien también ha escrito relatos como Komok, Nokek y los flamencos, El idioma de Carlina y Lorenzo y el Murciélago de Mandinga, y los ha llevado a escena con la colaboración de Emmanuel Márquez.

“En mis relatos también he abordado temas como el déficit de atención, la esquizofrenia, la orfandad y el abandono, porque son temas tabú que me interesa abordar sin que sólo sean nada más entretenimiento ligero para la familia, sino que tengan un peso de información musical importante y el tema a tratar”, apunta.

Por último, explica que próximamente se jubilará del Conservatorio Nacional de Música y tendrá tiempo para escribir más relatos y llevarlos a escena, así como algunos ejercicios didácticos para estudiantes de música.

 

“Me gustaría, por ejemplo, escribir algo para la clase de clavecín, para la clase de guitarra, y así abrir la puerta a los profesores que quieran incluir este tipo de guiones didácticos en sus clases, con repertorios de ese instrumento en específico”.

Gómez Benet es egresada del Conservatorio Nacional de Música, en donde actualmente imparte la cátedra de arpa; cuenta con una maestría en dicho instrumento, por el Conservatorio Real de Estocolmo, y ahora cursa un doctorado en la Universidad Complutense de Madrid.

 

 

El montaje tendrá tres funciones en el Lunario del Auditorio Nacional, dentro del ciclo Lunario Niños, con música de Kevin Martin y la puesta en escena de Emmanuel Márquez.

Publicidad

También podría gustarte