Sembrando vida no cumple con fin para el que fue hecho y afecta al medio ambiente: líder campesino

Orizaba, Ver.- Aunque la finalidad del programa Sembrando Vida tiene buenos fines, los resultados que ha dado han sido catastróficos para el medio ambiente, pues aún hay quienes siguen sacrificando árboles sanos para poder recibir ese apoyo, lamentó el presidente del Comité Regional Campesino en Orizaba, Juan Artemio Rodríguez Maceda.

En entrevista, expuso que debido a que las reglas de este programa fueron hechas al vapor, personas que tenían terrenos con árboles, simplemente los cortaron para poder acceder al apoyo en la siembra de maíz, generando un problema ecológico, por lo que aseguró este programa debió ser diseñado para enfocarse en el tema de la reforestación, ante las afectaciones por el cambio climático.

El programa Sembrado Vida es bueno, pero está mal enfocado, se hizo al vapor, se revolvió con el tema del maíz y no se separó. Algunas personas que tenían 3 o 4 hectáreas de bosque era necesario que las siguieran apoyando como tal, como bosque, no que sacrificaran media hectárea para sembrar maíz. Por el contrario, a quienes se dedicaron a sembrar maíz no se les apoyó porque no tenían bosque”.

Consideró que este programa tenía el objetivo de recuperar la producción de maíz, pero si se revisan las cifras del Inegi y de la Secretaría de Agricultura, se observa que el país bajó en la producción de ese grano, lo que demuestra que este programa no ha funcionado.

Dijo que de acuerdo con estas cifras, se pasó de una producción de 18 millones de toneladas en el país a 17.5 millones, es decir, millón y medio menos, lo que evidencia que el programa como tal no dio los resultados.

Yo creo que faltó supervisión y no se consideró que el suelo del bosque podría no ser apropiado para sembrar maíz y esto da como consecuencia que se sacrificó media hectárea de bosque para cosechar 500 o cuando mucho 900 kilos de maíz por hectárea, cuando una buena tierra produce cinco toneladas del grano por hectárea”.

También podría gustarte