Publicidad

Texas y Nuevo León acuerdan reforzar seguridad por inspección a camiones en frontera

Otros gobernadores de estados del norte de México buscan reunirse con Greg Abbott ya que las revisiones han retrasado en un 60 por ciento el comercio entre ambos países

CIUDAD JUÁREZ. El gobierno de Texas suspendió ayer las revisiones a los camiones de carga mexicanos tras un acuerdo con el estado de Nuevo León, aunque las inspecciones continuaron en la entidad vecina de Tamaulipas, donde hubo reportes de tráileres incendiados que obligó a la movilización de la Guardia Nacional y el Ejército.

El gobernador de Nuevo León, Samuel García, y Greg Abbott, gobernador de Texas, firmaron el acuerdo que liberaba la circulación de camiones a través de la frontera, después de protestas de los operadores de tráileres por las inspecciones.

Sin embargo, Abbott hizo hincapié en que Texas podrá “volver a inspecciones aleatorias” para prevenir el ingreso de migrantes indocumentados desde Nuevo León.

En Reynosa, al menos cuatro tráileres que se encontraban varados cerca del puente internacional Nuevo Amanecer-Pharr, y que esperaban cruzar hacia Estados Unidos, fueron incendiados durante la tarde de este miércoles.

Autoridades de la Policía Estatal de Tamaulipas confirmaron cuatro unidades siniestradas, aunque una más también habría sido incendiada en las inmediaciones de la franja fronteriza.

La quema de las unidades ocurrió luego de varios días de largas filas de unidades de carga detenidas y que pretendían cruzar a Estados Unidos, pero fueron frenadas por el reforzamiento de las inspecciones ordenadas por el gobernador de Texas, Greg Abbott.

Las revisiones tienen la finalidad, según el gobernador Abbott, de evitar el trasiego ilegal de migrantes y drogas al sur de Estados Unidos.

Los tráileres, que transportaban en su mayoría productos del campo como aguacates y brócoli procedentes del campo mexicano, estuvieron detenidos por las revisiones, lo que generó pérdidas económicas por más de 8 millones de dólares diarios, según el sector privado.

Debido a las unidades incendiadas, las autoridades locales desplegaron un dispositivo de seguridad en la zona fronteriza de Reynosa.

La primera unidad incendiada se encontraba en el Libramiento Sur II, cerca del Parque Industrial Colonial en Reynosa, a donde se trasladaron efectivos de Protección Civil y Bomberos municipales para sofocar el fuego.

El tráiler estaba cargado de brócoli, cuya mercancía quedó a salvo, ya que sólo se quemó parte del motor del camión, de acuerdo con la información de los socorristas.

Otro camión de carga fue consumido por el fuego, incluyendo el aguacate que transportaba, cerca de la maquiladora Mega Techway de México, donde la circulación a los automovilistas fue cerrada. Una unidad más de transporte que llevaba limones y se dirigía al puente Pharr también fue incendiada.

Los bomberos laboraron para evitar que el fuego se propagara a otros vehículos pesados que esperaban su turno para cruzar a Estados Unidos.

DESPLIEGAN SEGURIDAD

Elementos de la Guardia Nacional (GN) fueron movilizados al acceso del puente internacional, mientras que efectivos de la Policía Estatal recorrieron el tramo carretero que lleva al cruce fronterizo.

Las vialidades cercanas a la frontera fueron cerradas a los automóviles ligeros para evitar algún otro incidente.

Los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) apoyaron en la seguridad de los chóferes que estaban esperando su turno en el acceso, en la zona cercana al puente internacional Nuevo Amanecer-Pharr. No hubo reportes de personas detenidas en Reynosa.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, los conductores de camiones de carga protestaron y bloquearon avenidas en protesta por las inspecciones del gobierno de Texas.

Sin embargo, la circulación de los camiones de carga en los tres puentes internacionales se restableció luego de negociaciones con el secretario de Seguridad Pública Estatal, Gilberto Loya.

Los transportistas se habían negado a retirarse, pero poco a poco comenzaron a mover las unidades de carga para ingresar a las líneas de revisión fronteriza.

La protesta fue realizada por los transportistas como una medida para agilizar los tiempos de cruce, ya que por el reforzamiento en las revisiones del lado estadounidense, el tiempo de espera para cruzar era hasta de 12 horas.

Los transportistas señalaron que algunos tenían que quedarse a dormir en los camiones en espera de poder cruzar al día siguiente. Residentes de Texas y Juárez que cuentan con tarjeta de línea express esperan hasta dos horas en la fila de vehículos para poder cruzar a El Paso.

Con información de Mariela Macay, El Sol de Tampico y EFE

Publicidad

También podría gustarte