Publicidad

Transgresora y visionaria: Estrenan en México Giovanna d’ Arco, de Verdi

Con el estreno de Giovanna d’Arco, una de las óperas tempranas del italiano Giuseppe Verdi (1813-1901) –que no se había presentado en México desde 1857, cuando se escenificó en el Gran Teatro Nacional–, protagonizada por el tenor Ramón Vargas y la soprano Karen Gardeazabal, se festejará el 90 aniversario del Palacio de Bellas Artes.

Es uno de los primeros trabajos de Verdi. Me parece que es la número siete de las 28 obras que él hizo. Nos encontramos delante de un personaje histórico muy controversial”, comentó ayer el cantante en rueda de prensa, en la que Lucina Jiménez, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), detalló las actividades escénicas con las que se celebrará al recinto nonagenario.

La campesina gala Juana de Arco (1412-1431) es considerada una heroína de Francia, por su papel durante la fase final de la Guerra de los Cien Años. Afirmó haber tenido visiones, en las que se le instruía ayudar a Carlos VII y liberar a su país de la dominación inglesa. Murió en la hoguera a los 19 años.

Este personaje fue tan injustamente tratado, que el Papa Juan Pablo II pidió perdón por los errores de la Iglesia. Verdi la presenta de una manera idealizada, romántica; en la obra muere prácticamente en batalla.

Pero, en realidad, ella murió en la hoguera acusada de vestirse como hombre, de tener el pelo corto como un hombre, porque no le encontraron más nada. Fue una de las situaciones históricas más crueles y más injustas que se han dado”, comentó Ramón Vargas.

Es una cosa muy extraña. No era hija de un general ni de un príncipe, era una pobrecita, una pastora. Y esta historia llevada a través de la música de Verdi tomó un matiz muy especial, muy difícil.

Karen lo hace de una manera extraordinaria, porque es un rol complicadísimo. No tiene que salir una loca. Es una visionaria y es una persona muy fuerte que, al mismo tiempo, es muy frágil a través de sus principios que la obligan a tomar ciertas decisiones”, añadió.

Por eso, “la ópera es una escuela de la vida. Nos enseña lo que hicimos mal, y también lo que tenemos que cambiar”, dijo el intérprete.

Por su parte, Gardeazabal confesó que “desde la partitura es muy complicado; entonces, mantener el balance correcto entre el dramatismo que le quiero dar, que no represente a una loca, y que al mismo tiempo pueda interpretar vocalmente con corrección, me ha representado un gran reto”.

Con Felix Krieger como director concertador y la dirección de escena de Juliana Vanscoit y Fabiano Pietrosanti, Giovanna d’Arco ofrecerá funciones los días 11, 13 y 15 de febrero, con la participación del Coro y la Orquesta de Bellas Artes.

Ramón Vargas participará además, como invitado especial, en la gala “Opereando con la OBA”, que conmemorará el 18 de febrero el décimo aniversario del Estudio de la Ópera de Bellas Artes (EOBA), que en este lapso ha preparado a más de 100 cantantes y pianistas mexicanos.

En el caminar de tantos años de carrera, encontré que había una deficiencia en nuestro sistema educativo, formativo, operístico específicamente; teníamos escuelas, conservatorios y escuelas superiores de música, pero no teníamos una verdadera universidad”, comentó el tenor.

Quien fue director artístico de la Ópera de Bellas Artes, de 2013 a 2015, y creó el Estudio de Ópera de Bellas Artes, señaló que “la formación de un cantante va más allá de lo vocal, de la parte musical; somos unos artistas a los que se nos exige mucho: una parte escénica, una dramática, otra vocal, y no teníamos una escuela verdadera sobre esto.

Creo que los chicos que han pertenecido al Estudio traen armas con qué defenderse en este duro camino que es la ópera. Les da mucha seguridad porque, al final, cuando estás en el escenario, lo que te da seguridad es todo aquello que has aprendido antes”, indicó.

Finalmente, Gabriela Flores, directora artística del Estudio de la Ópera de Bellas Artes, detalló que la gala por el décimo aniversario contará con 18 cantantes salidos de sus filas, incluida la generación 2024, que interpretarán con música de Donizetti, Verdi, Mozart y Puccini, entre otros autores.

El Estudio ha proyectado a muchos cantantes y pianistas jóvenes, dándoles carreras nacionales e internacionales”, concluyó.

LOS CINCO EJES

La soprano María Katzarava, directora artística de la Compañía Nacional de Ópera, detalló ayer que está trabajando sobre cinco ejes. “El primero es Integración. Se harán audiciones a nivel nacional, visitando los estados para poder dar acceso a quienes no pueden llegar a la CDMX. De esta manera, se puede integrar un directorio de cantantes, compositores y creadores escénicos”.

El segundo eje es Celebrando, espacio en el que se harán galas, y conciertos para rendir homenaje a los grandes compositores.

El tercero, agregó, es El ombligo de la luna, que reconocerá las obras de compositores mexicanos. “Se ha trabajado en conjunto con historiadores, compositores y músicos y se puede generar un rescate real de lo que es la ópera mexicana y abrir espacio a las nuevas composiciones”.

Aseguró que el cuarto eje es Abriendo caminos a las nuevas generaciones, tanto de cantantes como de compositores. Introducir la ópera contemporánea e impulsar su composición”.

Y el último eje es En fusión. “En este apartado se pretende romper la distancia entre nuestros grupos artísticos, generando galas, conciertos e interactuando en las mismas producciones”,

Entre los conciertos de este año destacó el regreso del tenor Rolando Villazón al Palacio de Bellas Artes, el 24 de septiembre.

Publicidad

También podría gustarte