Publicidad

Verónica Murguía: la crueldad en la historia y los mitos

La maldad humana permanece intacta a través de la historia, idéntica. Cambiar esto es el verdadero reto”, afirma en entrevista la escritora e historiadora Verónica Murguía (1960).

“Debemos ver por qué tenemos ese espíritu tan destructivo. Hay gente que mata por placer. De eso depende nuestra supervivencia en el planeta, no de tener una App”, agrega.

“El hombre debe aceptar que se va a morir, buscar cómo dar sentido a su vida y no ceder a la tentación de la violencia y de la crueldad”, concluye tras revisar los siete cuentos que integran el libro El ángel de Nicolás, que acaba de reeditar la editorial Era.

“Son versiones del mito y de la historia. Hay historias que ocurren en el ámbito de la Biblia o los mitos griegos, que no son fechables. Pero las inspiradas en sucesos históricos, sí hay una documentación cuidadosa”, detalla.

Entre las narraciones destaca una ocurrida hacia el año 1250 de nuestra era en Sicilia, durante el mandato del emperador Federico II de Hohenstaufen: las nodrizas recibieron la orden de sólo amamantar a los niños del reino; pero no podían hablarles, cantarles ni jugar con ellos y debían tocarlos sólo lo necesario; los niños comenzaron a llorar todo el día, dejaron de comer y murieron por decenas, algunas nodrizas enloquecieron.

La egresada de la UNAM confiesa que tiene varios asuntos pendientes con Yahveh (dios padre en hebrero). “¿Por qué prefiere que la gente se mate entre sí, a que haya homosexualidad? ¿Por qué los dioses tienen esa guerra contra el cuerpo?

De hecho, el cuerpo es el hilo conductor de los relatos, el cuerpo violentado, torturado, maltratado. “El cuerpo es el escenario de todo. Me gusta abordar este tema. No sólo el cuerpo de las mujeres, también el de los hombres, de los niños. No tenemos un cuerpo, somos un cuerpo”.

El libro invita además a reflexionar sobre el poder de la palabra. “La palabra es muy importante. Ahora estamos dejando que el lenguaje se degrade de una forma horrible. Las palabras son pervertidas por los políticos. Son capaces de decir dos cosas contrarias en la misma oración. Todos mienten y la gente los acepta. El lenguaje articulado y hablado nos distingue como especie, debemos cuidarlo. La palabra es capaz de crear, pero también de destruir”.

La narradora parte de la idea de que los mitos son eternos. “El mito es la hormona psíquica, sin ellos no crece el espíritu. Gracias a los mitos podemos entender, aunque sea un misterio. El mito no es moral, nos dice lo que nuestro espíritu necesita, manifiesta y hace. Será vigente mientras haya alguien que esté vivo y pueda entender”, concluye Verónica Murguía.

  • TÍTULO: El ángel de Nicolás
  • AUTORA: Verónicoa Murguía
  • Editorial: Era, México, 2024; 95 pp.

El dato

El escenario

  • Para la escritora Verónca Murguía el cuerpo es el escenario de todo. En El ángel de Nicolás aborda no sólo el cuerpo de las mujeres, también el de los hombres y los niños.

Publicidad

También podría gustarte